Microbioma y asma

J.Á. Carretero Gracia

Resumen


La comunidad de microorganismos que comparte nuestro espacio corporal se denomina microbioma. Su composición va paralela al crecimiento del huésped y al desarrollo inmune en los primeros años de vida. Gracias a las técnicas moleculares de identificación microbiológica, sabemos que el pulmón del paciente asmático presenta una disbiosis bacteriana caracterizada por un aumento de los phyla Proteobacteria (Haemophilus, Klebsiella, Neisseria y Moraxella spp), Firmicutes (Streptococcus spp) y Actinobacteria, y una disminución de especies de Veillonella, Faecalibacterium, Lachnospira y Rothia. La interacción inmune entre la mucosa del pulmón y del intestino es esencial para mantener una microbiota normal. Estudios recientes indican que la microbiota pulmonar entre fenotipos eosinofílicos y neutrofílicos difiere, lo que puede ayudar a plantear nuevas dianas terapéuticas en el asma grave. La utilización de prebióticos o probióticos, macrólidos o trasplante fecal, capaces de alterar la población microbiana, todavía no ha demostrado su beneficio en la prevención o el tratamiento del asma.


Palabras clave


microbioma; asma; disbiosis

Texto completo:

PDF




© 2019 Ediciones Mayo S.A. Todos los derechos reservados - ISSN 2014-380X
Comité editorial - Contactar - Patrocinio - Política de privacidad / Condiciones de uso - Política de cookies
La información contenida en esta web está dirigida a profesionales sanitarios y podría contener datos sobre productos o información que no es accesible o válida en su país. Le hacemos saber que no nos hacemos responsables si usted accede a información que en su país de origen puede que no cumpla con algún requerimiento legal, o no estar regulada, registrada o autorizado su uso.