El asma leve y las nuevas recomendaciones terapéuticas

J. Ramos González, I. Dávila González

Resumen


Una de las determinaciones del asma leve –que incluye la intermitente y la persistente leve– es que requiere tratamiento en escalones 1 y 2, según las guías de práctica clínica, para lograr su control. Constituye un 50-75 % de todos los tipos de asma y, aunque generalmente es percibida como un problema banal, conlleva cifras importantes de mal control, exacerbaciones, ingresos y atención urgente, e incluso de mortalidad. Recientemente, la Global Initiative for Asthma (GINA) ha introducido un giro copernicano en su tratamiento, «desterrando» los agonistas  b2-adrenérgicos de acción corta como medicación única en el tratamiento del asma, y recomendando en su lugar el uso de, al menos, un corticoide inhalado, ya sea a demanda (junto con un broncodilatador) o como mantenimiento (con o sin agonistas b2 de acción prolongada).
La motivación principal es la reducción de las exacerbaciones graves. No obstante, esta indicación, aunque atractiva y prometedora, no viene reflejada en la ficha técnica y aún carece de estudios farmacoeconómicos y de evaluación a largo plazo sobre la función pulmonar y la inflamación.

Palabras clave


Asma leve, SABA, corticoide inhalado, LABA, tratamiento a demanda, guías de práctica clínica.

Texto completo:

PDF




© 2019 Ediciones Mayo S.A. Todos los derechos reservados - ISSN 2014-380X
Comité editorial - Contactar - Patrocinio - Política de privacidad / Condiciones de uso - Política de cookies
La información contenida en esta web está dirigida a profesionales sanitarios y podría contener datos sobre productos o información que no es accesible o válida en su país. Le hacemos saber que no nos hacemos responsables si usted accede a información que en su país de origen puede que no cumpla con algún requerimiento legal, o no estar regulada, registrada o autorizado su uso.